Teodosio Serrano Murillo
La pintura se relaciona con una serie de aspectos que van de lo formal y técnico a lo conceptual expresado como propio del artista. Sólo puede ser completamente comprendida en el marco general de la cultura y el pensamiento.

Teniendo en cuenta lo dicho, para reconocer la obra de Pepe Cañete se deben  diferenciar varios niveles de contextualización espaciales y temporales. Su obra surge  en el seno de un contexto histórico que explica  las circunstancias que la hicieron posible. De esta manera y con unas perspectiva social, en línea con una sociología del Arte,  vinculamos a Pepe Cañete y su obra con la estructura sociales y culturales del entorno patrimonial cordobés, sin obviar los panoramas creativos internos y circundantes que también son necesarios conocer.

Cuando estudiamos la historia del arte observamos que está hecha de azares, de búsquedas y descubrimientos, de corrientes y conexiones para interpretar al que se acerca al arte y sus creadores. Cada época marca un contexto histórico y cada autor se redefine en él con su creatividad.

El panorama artístico actual se debate entre la herencia de los valores culturales heredados y la comunicación de los artistas en la búsqueda de nuevos caminos  en un estilo moderno. Muestra una situación de transformación desde todos los aspectos de la sociedad  tanto en el plano teórico como en el práctico y nos sumerge en un criterio ambiguo difuminado entre las vanidades y la espontaneidad del individuo.

Así el  arte actual del siglo XXI se ha convertido potencialmente en un acto emocional que busca siempre estímulos nuevos. El artista actual se sirve de todo tipo de materia, de imagen, técnica, fusionando estilos, preceptos y reglas para crear un estilo. Se caracteriza por aceptar todo tipo de expresiones artísticas pero a la vez por la búsqueda de la creatividad que le permita presentar un estilo propio.

Sigue leyendo

Anuncios